CADA EDAD UN CUIDADO ESPECÍFICO

Durante la infancia, la evolución de la boca sufre grandes cambios: erupción de los dientes de leche, caída de los dientes de leche, erupción de los dientes permanentes, etc. Cada momento necesita un cuidado específico, por ello, para el mejor cuidado bucal de los niños es importante adaptar los cuidados e higiene bucal de cada edad.

NECESIDADES Y CONSEJOS 2-6 AÑOS

En cualquier niño es fundamental proteger y favorecer el crecimiento de unos dientes de leche sanos y bien cuidados, ya que de ello depende que pueda masticar o hablar correctamente en la edad infantil. Además, los dientes de leche también son los responsables de mantener el espacio suficiente para la salida de los dientes definitivos. Si se pierde un diente de leche de forma temprana, los adyacentes pueden moverse hacia el espacio edéntulo (sin diente), lo que puede provocar falta de espacio para la salida de los dientes definitivos. Esta situación puede causar malposición de los dientes definitivos (erupción de los dientes permanentes apiñados o torcidos).

Además, los dientes de leche tienen menor grosor de esmalte y dentina, por lo que en caso de caries, ésta progresará más rápido y afecta al tejido nervioso (pulpar) más deprisa que en los adultos.

Una correcta higiene bucodental en esta etapa es esencial para evitar la acumulación de placa bacteriana (biofilm), principal responsable de la formación de caries y enfermedades periodontales. A esta edad la caries temprana es la enfermedad infecciosa bucal más frecuente. Para prevenir la aparición de caries es importante evitar una elevada exposición a alimentos con alta cantidad de azúcar y mantener una correcta higiene bucal con productos adaptados a la edad del niño.

MEDIDAS HIGIÉNO-DIETÉTICAS

Realizar el cepillado dental dos veces al día, preferentemente después de la comida y antes de irse a dormir, con productos que se adapten a las necesidades del niño en esta etapa:



Cepillo de dientes



  • Que respete encías y dientes del niño (teniendo en cuenta que no tienen una correcta técnica de cepillado y ejercen presión)

  • Que se adapte a la anatomía de la boca y la mano del niño para asegurar un cepillado cómodo

Acompañar el cepillado de un gel dentífrico utilizando la cantidad del tamaño de un guisante. A partir de los 2 años se recomienda la utilización de flúor para ayudar a remineralizar el esmalte y prevenir la caries dental:

Gel dentífrico

  • Aporte de flúor recomendado: 1.000 ppm de ion flúor* formulado especialmente para mantener sanos los dientes de leche en niños mayores de 2 años. Concentraciones inferiores no tendrían efecto en cuanto a la prevención de la caries.

  • Baja abrasividad para evitar daños en el esmalte dental.

  • Importante controlar la cantidad de dentífrico (cantidad recomendada del tamaño de una arveja) utilizada para evitar riesgos.

  • Es importante que a esta edad el niño coja el hábito del cepillado aunque sea bajo supervisión del adulto. Asimismo es recomendable realizar una supervisión del cepillado por parte de los padres hasta los 6-7 años, cuando ya no exista riesgo de que el niño se trague la pasta dentífrica y se haya asimilado una adecuada técnica de cepillado.

  • Se recomienda no enjuagar tras el cepillado, solo escupir para que los principios activos estén más tiempo en contacto con los dientes. El adulto debe revisar que no se ingiera la pasta. Consulte con su odontólogo.

  • Visitar al odontólogo al menos 1 vez al año para prevenir o corregir cualquier patología o alteración bucal.

  • Evitar una elevada exposición a alimentos con alta cantidad de azúcar, especialmente aquellos de consistencia blanda y pegajosa.

  • Evitar comer entre horas: se recomienda realizar 5 comidas evitando picar entre ellas.

  • A partir de esta edad debería discontinuarse el uso del chupón ya que si se retira antes de los tres años de edad no deberían quedar secuelas en la mordida. Lo mismo ocurriría con el acto de chuparse el dedo. Siempre dependerá de la frecuencia e intensidad del hábito.

MEDIDAS HIGIÉNO-DIETÉTICAS

Lo importante a esta edad es que el niño aprenda a cepillarse aunque siempre con la supervisión y acabado del adulto. Pueden utilizarse reveladores de placa para controlar la eficacia del cepillado. Según la edad y el desarrollo psicomotriz del niño se aconsejan las siguientes técnicas

Hasta 3 años
Padres: técnica Rolling
Hijos: técnica horizontal
De 4 a 7 años
Padres: técnica Rolling
Hijos: técnica Fones (rotatoria) o Leonard (vertical)

Técnica horizontal

La técnica de cepillado que realicen los niños a edades tempranas, hasta los tres años, puede ser una técnica horizontal o técnica de zapatero en la cual se realiza un movimiento horizontal del cepillo sobre las caras de los dientes. Los filamentos se colocan en un ángulo de 90º sobre la superficie vestibular, linguo-palatina, y masticatoria de los dientes y se realizan una serie de movimientos repetidos de vaivén sobre toda la arcada. La cavidad bucal se divide en sextantes y se deben realizar unos 20 movimientos por cada sextante. Para las superficies vestibulares las arcadas se encuentran en oclusión. Hay que tomar precauciones para que no se realice muy fuerte ya que pueden favorecerse abrasiones.

Técnica de Fones y técnica de Leonard

A partir de los tres años puede utilizarse la técnica de Fones que es igual que la anterior, técnica horizontal, pero con movimientos rotatorios, y la técnica de Leonard que consiste en realizar movimientos verticales.